Vírgulas

IMG_0834Antes vi la foto. Acojona tanto carapiedra inanimado. Luego escuché al vejestorio etarrata leer un a modo de oficio tropezándose una y otra vez con el escabroso texto pergeñado por algún otro viejo jifero. Hubo un periodista que reflexionó valiente en alta voz sobre la necesidad de pedir perdón por el daño causado hasta que lo mandaron al circo y amenazaron de muerte a su hija recién nacida. Le pasa por pretender acomodar un discurso sensato en el matadero municipal ante matarifes en trance de jubilación anticipada.

Les habían permitido reunirse, invocando no sé qué leguleyeces, para darse los aúpas. Y así fue como se compuso esta galería de rostros enternecedores. Se montó la mundial y, para amortiguar el cabreo, el don Friolera ministro que se alimenta de fonemas ordenó redada. Su departamento de comunicación se puso manos a la obra informativa y redactó una pulcra nota de prensa narrando lo que aún no había acontecido: la difundieron media hora antes de que los picoletos empezaran el trabajo. Cuando advirtieron la cagada, tuitearon un absurdo s.o.s. “la información enviada sobre esta operación antiterrorista queda anulada a todos los efectos”. Y, naturalmente, nos hundimos a todos los efectos.

Como ese futbolista argentino que se acomoda ostentoso la vírgula si le incomodan los reproches a su desempeño deportivo, así los terroristas de toda la vida ni cautivos ni desarmados lideran ese proceso de transición hacia lo que sea.

Se congratula Steiner de que el lenguaje tenga sus fronteras, que colinde, dice, con otras tres modalidades de afirmación: la luz, la música, el silencio, porque como el habla nos defrauda tan maravillosamente experimentamos la certidumbre de un significado divino que nos supera y nos envuelve. Allí donde acaba la palabra del poeta empieza una gran luz. Pero a veces es la luz del infierno.

La felicitación de pascua de SM a los militares quedó como quedó. No hubo signo lingüístico en su discurso que no atropellara. Los semióticos afirman que el discurso es un intercambio de donde se siguen las funciones del lenguaje. La interacción comunicacional entre emisor y receptor (o destinador y destinatario como prefería Jakobson) convierte el proceso lineal de comunicación en un círculo sin principio ni fin en donde no cabe reacción frente a la conducta de otro sin comprender que, a su vez, se está influyendo a través de la propia reacción. Leí que SM con malgenio borbónico, culpaba de lo sucedido a sus asesores de comunicación. No me parece. Ni estaba en condiciones físicas aceptables, ni se había preparado suficientemente. Nervios y tensión, aducen. Ahora llega lo de la recepción al cuerpo diplomático. Es otra oportunidad, razonan, para acabar de una vez por todas con el debate de la abdicación. Para ello “se estudia incluso la posibilidad de que el Rey lea su discurso sentado, en contra de su empeño en hacerlo de pie ante la familia militar. Parece inevitable, en cualquier caso, que acuda con muletas”.

Hay una encuesta que dice que los españoles no se fían un  pelo de los políticos y que prefieren la manifa a cualquier otra forma de participación en la vida política. Nihil novum, creo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s