Autoritarios, majaderos y otras maldiciones

Adorno y sus discípulos, en un intento por aclarar de donde provenía el autoritarismo, elaboraron un modelo que les salió tan sesgado que solo vinculaba personalidad autoritaria con quien presentara veleidades conservadoras y de derechas. Crearon la llamada escala F en la que se incluía un conjunto de rasgos de la personalidad que desembocaba fatalmente en el fascismo potencial.

A esto contestó Eysenck que comunistas y fascistas están igualados en lo que autoritarismo se refiere, difiriendo únicamente en el contenido ideológico de sus actitudes sociales.

Escribió Pinillos que “ha sido siempre la sociedad la que ha implantado en la conciencia de sus miembros los valores, las ideas, el lenguaje y, en definitiva, la cultura con que se amasa eso que algunos antropólogos han llamado la personalidad básica del individuo”.

Hace unos días hordas de la izquierda más a la siniestra –okupas, bukaneros y otras tribus que han desterrado de su gramática la letra ce, en todo caso kolectivos komprometidos, asaltaron la facultad de Derecho de la complutense golpeando de paso a todo aquel cuya presencia les ofendía -¡fuera los fascistas / de la universidad! Han detenido a diecinueve de esos tipos de los que solo a tres de ellos se les podría aplicar el noble oficio de estudiante.

En los viejos tiempos había mucho estalinazi en los campus donde estudié: guerrillerosdecristorey, cedades, maoístas de microscópico libro rojo, cretinos de libro verde de Gadafi, peceros, peceros reconstituidos, anarcos, troskos y otros muchos grupúsculos muy politizados que se aliaban a conveniencia. Todos ellos estaban sin duda comprometidos con lo suyo pero compartían el impulso de repartir galletazas a diestro o siniestro, según, si a su menguado juicio no se berreaba alasbarricadas, lainternacional o elcaralsol con excitante entusiasmo.

Con razón mantenía Revel que el enemigo del comunismo no es el fascismo sino la democracia. Es lo mismo que venía a explicar Carlos Rangel cuando, tras el derrocamiento y suicidio de Salvador Allende, aseguraba que “lo que quedó probado una vez más (el subrayado es suyo) en Chile es algo por demás sabido: la incompatibilidad del marxismo-leninismo con la democracia”. Y Ludwig von Mises pensaba que es un grave error considerar que el fascismo es un mal menor si lo comparamos con el bolchevismo, sobre todo porque el fascista, al contrario que el liberal, atribuye un valor decisivo a la fuerza. Ya en 1927 afirmaba Von Mises que frente a las armas comunistas había que utilizar otras armas mucho más poderosas porque la victoria solo se consigue apelando a la inteligencia.

DIGITAL IMAGEEnrique Krauze da cuenta de la revolución de terciopelo en Praga que, en diez días y sin romper un solo vidrio, únicamente a golpes de valor cívico, puso fin a una dictadura marxista de más de dos décadas. Fueron diez días que conmovieron al mundo muy distintos de los diez días que estremecieron al mundo cuando la revolución bolchevique en Rusia. En Praga los checoslovacos de entonces “pusieron en práctica aquella maravilla ateniense: la democracia directa”. Y narra Krauze que todas las sinagogas permanecieron cerradas en apoyo a lo que se cocía en la calle de modo que, cuando intentó visitar las amontonadas lápidas del cementerio judío, le dijeron que en ese momento no era posible porque “la democracia es la democracia”.

Sabíamos que la comunicación de masas no deja de ser un sistema para transmitir información a individuos que descodifican esos mensajes de acuerdo con su entramado de relaciones sociales e interpersonales. Freud aclaró que a un individuo bajo la influencia de una masa su actividad intelectual le resulta notablemente limitada.

Veo a un independentista catalán de esa izquierda adiposa que ahora manda más que nadie por allí insultar aquí en tertulieta televisiva a una periodista que no le ríe sus gracias sin gracia, y amenazar en el parlamento con enterrar una ley igual que -proclamó tan presuntuoso como fondón-, enterraron políticamente a Aznar.

Hay también por allí un CAC que distingue a los periodistas españoles a quienes hay que empurar con millón de napos porque fomentan el odio a lo de ellos. Y señalan a algunos de los más brillantes que andan por aquí: un Losantos al que allí tirotearon pero dejaron sin rematar, un Horcajo, un Sentís, un Tertsch o un Albiac. Puro fascio, dicen hinchados como peces globo para justificar su diarrea mental.

Gregory Bateson creía que mediante una conducta determinada se puede proponer amor, odio, pelea, etc., pero es el otro el que atribuye futuros valores de verdad positivos o negativos a la propuesta, lo cual es fuente de innumerables conflictos relacionales.

Ahora que violadores y etarratas salen cogidos de la manita a la calle, se ha juntado tanto hijoputa, tanto amigo para siempre en el fin de la doctrina, que comparten pasarela y desfile ante los becarios del corazón. Pero mientras que nadie tira cohetes al paso de los violadores, la llegada de los etarratas a sus viejos abrigaderos se saluda con aúpas y antorchas, como en fiestas. Ya han recibido en loor de multitud a un terrorista infanticida–“lo malo fue cuando fui a sacar a Fabio, que lo tuve que coger a trozos, no sabes cómo sujetarlo porque se te cae por todos los sitios”-, al que asesinó policías a mansalva, a otro que acribillaba a balazos a gente indefensa y colocaba bombas en los coches con singular gracejo y pericia, a una pájara que ametralló a tres militares y puso un coche bomba cuando pasaba un furgón de la guardia civil, y así.

También se ha sabido que al verdugo de las niñas de Alcácer una productora de televisión le ha pagado ronda de lumis a la espera de su morbosa visita al plató (¿para que cuente por fin cómo violaron a las niñas, las martirizaron y las mataron sin compasión? ¿para absolverlo en el nombre de un periodismo basura, pobrecito él que tanto ha sufrido alejado de su hija mira te enseño su foto?). Reporterismo de raza, dicen. Mugre de oficio.

Dimiten al ugetero andaluz y este ha dicho que es muy difícil dirigir el sindicato con tantos miles de afiliados y afiliadas, de compañeros y compañeras, de delegados y delegadas, de trabajadores y trabajadoras (admirable y agotador apogeo de lenguaje políticamente correcto), pero que no ha sido presionado y que se va orgulloso (¿quizá de ese matalotaje en que se funden el desvío de los fondos para formación y otras subvenciones de a 100.000, sobresueldos y comisiones como pasarunavaca? ¿acaso del cachondeíto que montaban en el ferial a costa de todos?, o ¿tal vez de los maletines pirateados en Asia sin reparar en las ínfimas condiciones laborales que sufren por aquellas lejanas tierras los trabajadores y las trabajadoras?)

También le han grabado explicando  a los suyos que esto lo hubiera arreglado él con un par de guantazos al propio que se equivocó de epígrafe, que todo es un invento de los mariconazos de El Mundo y que, faltaría más, no le van a hacer el trabajo a la dichosa jueza que les tiene tan enfilados. Ya lo gritó desabrido uno en el escrache que le montaron a las puertas del juzgado: ¡fea, más que fea!

Al cabo, tendrá razón el de Estudios y Programas peperos, un tal Pons, cuando se le escuchó decir que su partido y sus dirigentes son tan honrados como todos. Bendita sea la casta a la que hay que echar de comer aparte.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Autoritarios, majaderos y otras maldiciones

  1. Probablemente sea cierto que la Sociedad implanta en la conciencia de sus miembros los valores, las ideas y el lenguaje, aunque la cultura, elitista por naturaleza, dependa más de la decisión personal de cada uno..El primer obstáculo con el que nos encontramos es la religión. Cualquier persona que siga las doctrinas de los sumos sacerdotes, ya sean rabinos, obispos o imanes en las religiones de nuestro entorno o cualquier otro en las demás, o tiene miedo o es un imbecil, con todo respeto por las creencias de cada uno. La sociedad española, imbuida tradicionalmente de catolicismo, ha aprendido solamente que la mujer es inferior y que la moral solo cuenta de cintura para abajo. La ética o no se entiende o simplemente no se sabe lo que es. Yo tengo para mí que desde 1936 (el espacio de tiempo que nos ocupa) la sociedad española vive con miedo. Durante el franquismo era el miedo (para todos aunque más para los disidentes) en la transición a la democracia fue el miedo lo que imperó y obligó a todo tipo de transacciones, hoy aumenta el miedo y la consecuencia es que somos un país sometido al dictado de unos pocos que cada día se envalentonan más y hacen y deshacen a su antojo. La incultura y la chusmización de las generaciones actuales comienza a ser épica y pone a España en una posición de la que nos va a ser muy dificil salir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s