Irresistible desencanto

La comunicación con los de fuera. El presidente perezoso está hasta la coronilla de que nos apaleen a su gusto día tras otro y le ha dado por enriquecer la relación. Pero el doble flujo simétrico no se ve por parte alguna. Lo de Grunig a tomar por saco. Argumentan los gacetilleros anglosajones (anglocabrones los llamaba Dragó en su época de Época) que como no les presentan otros puntos de vista, no se creen lo que les cuentan. Así que desbarran a su gusto. Con razón decía Juderías que lo de la leyenda negra era difundir relatos fantásticos y descripciones grotescas acerca de los nuestros. Aún andamos el camino. Y no sé yo si con el escombro de la marca España arreglaremos algo.

bichosMientras zurce o no zurce el siete de nuestros fondillos, el presidente perezoso ha dado en escuchar los cantos de sirena que le llegan desde la Catalunya más negra. En Bruselas le advierten de que hay que adelgazar más la administración y él responde que por aquí se va a París; contempla la rebeldía de sus santos barones a cuenta del déficit autonómico y se descojona por lo bajinis, sentido común, pide, altura de miras, silencio avisa y amenaza miedo, pero no le tiembla el párpado cuando de engullir se trata la crema catalana.

Desde la telepalacio que dirige un socialista le insinúan que pacte. Y ya está otra vez engolfado con los parias de la tierra y los gordos empresarios de sombrero de copa, puro y leontina de oro en el chaleco. ¿Y sus votantes? ¿Sus qué?

Escucho ecos en un programa radiofónico de lo que cierta izquierda entiende por escup: en un hospital trepanaban el cráneo a una inmigrante cuando cayeron en la cuenta de que la tal no tenía papeles en regla así que, dejándola con el cráneo horadado, le dijeron a la enferma que hasta ahí llegaban, que se fuera a su casa que ya le colocarían de nuevo la tapa de los sesos cuando presentara documentos. Tamaño disparate me descolocó. Leo el comunicado del hospital explicando lo acontecido: treinta y cuatro días ingresada, dos operaciones, todas las pruebas necesarias, etc.

La izquierda badulaque. El invictus de Madrid la lía parda día sí y día también en el parlamento vallecano. Es personaje de poca enjundia y poco se espera de él. Le queda la bronca navajera para salir en los papeles hasta que empiece el rosario de la aurora. Pero los peperos están perdiendo Madrid a pulso: a la alcaldesa por herencia le persigue ese spa de lujo portugués cuando morían las niñas inocentes; al heredero de la dama del blues seguramente le pesa la pésima comunicación del cambio en el modelo sanitario.

Un asesino anda suelto. Se le ve orondo y sucio paseando un cochecito de niño junto al coche de los picoletos aparcado en la casa cuartel. Dice una de sus víctimas que poco le disgustaría si le atropellara un camión. Así sea.

Ha pasado un banquero la noche en la trena y a la plebe ya se le hacen los dedos huéspedes. Pero a su vera, siempre a la verita suya, se sentaban cocos, ugeteros, sociatas, peperos y unidos a la siniestra. Todos estos hicieron y deshicieron a su antojo. ¿Algo que declarar?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s