La imposible estrategia de comunicación

Cuando Internet aún no cabía en cabeza humana Javier Ayuso ya era redactor senior de El País -periódico sin tilde cuando independiente de la mañana y con ella bien puesta ahora que es global en español-, y creía que el escaso número de lectores se explicaba porque el boom de la prensa escrita anterior a la aparición de la TV no se reflejó en España por la cosa de los cuarenta años de dictadura con el resultado de que radio y TV se comieron a los diarios, y porque muy probablemente los periodistas de entonces no supieron dar lo que el lector demandaba.

Muchos años más tarde Javier Ayuso sobrevino en responsable de comunicación de palacio. He leído en algún digital de cuya cabecera no guardo exacta memoria que arribó al cargo con el propósito de elaborar un concienzudo plan de comunicación que coadyuvara a proyectar una imagen positiva de los miembros de la Casa Real, SM a la cabeza. Intento más que loable que se dio de bruces con la dura realidad elefantíasica, corinnesca y urdangariniana rompiéndose por el eje. En palabras más o menos literales de Ayuso, bastante han hecho los responsables de comunicación manteniendo la nariz por encima del agua.

Lo cierto es que a los miembros de la familia real, SM a la cabeza, se les ve empeñados en anteponer sus respectivas personalidades a la imagen de la institución y así es muy difícil. De las aportaciones de mi muy respetado maestro Javier Fernández del Moral al corpus delicti comunicacional se me quedaron grabados el concepto tan propiamente suyo de comunicación intermedia y la idea de que cada estrategia de comunicación debería originar distintos procesos de comunicación.

Supongo que la pervivencia de la institución monárquica pasa ineludiblemente por la puesta en práctica de procesos de comunicación que respondan a diversas estrategias con diferentes objetivos pero bajo la misma filosofía. En su momento y lugar escribí que los trabajos y los días  a que sometieron a SM tras la dura caída africana habrían resultado un exceso incluso para el joven heredero y, además, ofrecieron dudosa rentabilidad en lo que a mejora de la imagen institucional y personal se refiere. Tal parecía entonces que las muletas del rey eran el perfecto trasunto de un país sumido en profunda crisis e incapaz de andar sin cayada.

De su lado, el gobernante perezoso dio en citarse con españoles que no quieren serlo a espaldas de los españoles que no quieren dejar de serlo. Dice Girauta que Margallo, el de exteriores siempre metido en camisa de once varas, ha sido el celestino para que Mas, el de la Catalunya más negra que allega a estas alturas más de la mitad del déficit autonómico, prometa a cambio de mucho más dinero dejarnos unos meses tranquilos, cita clandestina, secretaria secretaria, que repitió luego con el vascón.

melusinaLas leyendas francesas hablan de un hada con forma de sirena llamada Melusina. Escribe Cirlot en su diccionario de símbolos que cuando iba a suceder un gran desastre Melusina repetía por tres veces un agudo grito. Y que era la autora de construcciones misteriosas erigidas en una sola noche por un ejército de obreros que desaparecía sin dejar rastro al acabar la obra. El problema era que esas mágicas construcciones tenían siempre algún defecto al igual que todos sus hijos mostraban anormalidades físicas. Asevera el autor que Melusina era “el arquetipo de la intuición genial en lo que ésta tiene de advertidor, constructivo, maravilloso, pero también enfermizo y maligno”.

Hay días en que tengo la sensación de que estamos construyendo un país a la manera de Melusina pero no hay nadie capaz de alertarnos con sus agudos gritos del inminente desastre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s