La guerra del guano (II)

IMG_1488Se recrudece. Hay un afán por salvar lo mío que desbarata argumentaciones. Volvamos a las fuentes. No se puede utilizar cualquier expresión a favor de cualquier conclusión. Perelman lo tenía claro: la presencia influye de manera directa en nuestra sensibilidad. Es algo psicológico. Se valora mucho más aquello que se ve y se siente. Claro que la existencia de algo no supone su presencia. De manera que damos presencia a lo que está ausente mediante la magia de la palabra o, en su caso, valorizarlo. En esas andan algunos. Otros se pegan los tiros en las criadillas.

Ahora que ya todos tirotean en modo ráfaga nos enteramos de que el guardián del tesoro aún mantenía sus cositas del salón en el ángulo oscuro, de su dueño tal vez olvidadas. Ahí dormirán las firmas a los pies de esos recibos en negro de quienes recibían finezas todo el año. Luiselcabrón dispara con pólvora de los súbditos del rey. Muchas escaramuzas -en el cuerno cien que tú me estabas poniendo, yo te puse el uno-, pero hay más miedo a los francotiradores apostados entre las ruinas.

Mientras el líder proclama que no le temblará el pulso cuando tenga que cogérsela con papel de fumar, el personal si no bufa, resopla o gañe.

Gabriel Chevallier escribía en El Miedo (Acantilado) en qué consistió para él la gran guerra: “Comprendemos que dos estados mayores han entablado en estas planicies una lucha que pone en juego su vanidad y su reputación militar, que de esta conquista dependen el ascenso de uno y la desgracia del otro […] Comprendemos que son necesarios por uno y otro bando muertos y más muertos para que el que ha tomado la iniciativa de la batalla se espante de las bajas y cese su empuje”.

Son como picapleitos: se mueven entre los sentimientos o emociones que provocan los hechos pero no quieren valorarlos. Dice la ley que con dinero público no se puede contratar a familiares y amiguetes. A la Fundación sociata le han dado en dos años más de tres millones de euros; la Fundación sociata ha contratado a la hermana de la vicealgo del partido; si la Fundación sociata ha pagado a la le hermana de la vicealgo del partido con dinero procedente de las subvenciones, la Fundación sociata habría cometido un acto ilegal. Pero dice la sociata que portavocea que es legal y por supuesto moral y no consentiremos que nos metan en el mismo saco con los peperos. Pues que los saquen del saco. Faltaría.

El moisés botarate dice ahora que el déficit se ha disparado en la Catalunya y que la culpa, naturaca, la tiene espanyaensroba. Eso sí, por si acaso cuenta y recuenta mientras a los españoles ladrones nos ha sacado un pastón. Y a votar entre ellos mismos la segregación de ellos mismos. Sus argumentos se apoyan siempre en valores abstractos nacidos de falsedades  que dicen que son los únicos importantes. Valores negativos: el mal eterno es siempre peor que el mal perecedero. Pero ellos van tirando con su aburrida y chabacana melopea.

Entérense de una vez por todas tirios y troyanos: persuadir no es igual a informar. La persuasión actúa en otro nivel diferente. Es un proceso que contiene varios actos de comunicación. Ustedes habrán pretendido informar, pero en modo alguno nos han persuadido.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s