Mierda seca

Ya está. Visto y no visto. El más breve y con menos audiencia que se recuerda. El corto se inicia con un plano secuencia: se acerca la cámara a palacio y a través de un ventanal contemplamos a SM concentrado en la lectura de un infolio en blanco; la cámara entra en palacio; cuando SM se percata de su presencia levanta su triste mirada del infolio en blanco y lo deja en una esquina de la mesa. Comienza el discurso del Rey. Nos recibe con las regias posaderas apoyadas blandamente en la caoba como un desenfadado penene de jersey y bufanda daría la bienvenida a sus alumnos el primer día de clase. Se ve al fondo al duque de Parma aunque pintaban calva la ocasión para que en el cuadro estuviera el padre, el de la Nueva Planta. A su real izquierda hay alguna foto indiscernible y un misterio navideño en el que no se aprecian los hermanos animales del santo franciscano.

IMG_0727El rostro de SM sigue hinchado, pero en conjunto la figura mejora respecto a los últimos tiempos. Patina la lengua y la entonación de las frases es tan defectuosa como siempre. Recalca que no todo es economía (¿o sí, Mariano?). Y apela a la política grande, esa que para destacar su dignidad y valor solemos llamar la política con mayúsculas. Culturas y lenguas que integran España. Crisis, crisis, crisis. Respeto mutuo y lealtad recíproca. Lo de hace tres décadas. Etc. Pero no dijo nada de la butifarra que nos ha hecho la Catalunya a los españoles. Mareo de la perdiz.

Parece que se lleva a cabo una bien planificada estrategia de comunicación. Lo impuso aquello del yerno y lo otro del elefante. Un no parar desde entonces. Pidió perdón públicamente en el mismo pasillo del hospital, y luego se desató el infierno: viaje a Suramérica –Chile y Brasil-, viaje a Rusia, viaje a la India, otra operación, la nueva web… Lo dicho, un sofocón. Mucho esfuerzo para un convaleciente muy dolido. Había que cambiar la percepción que tenían los españoles de SM que por vez primera salía negativa. Conseguido, dicen. Anson afirma hiperbólico que vuelve a estar en la cima de la popularidad.

Hasta la picota donde están los molt honorables por esas nimiedades de los dineros andorranos y las cuentas suizas, se ha acercado de visita el grupo Prisa. Vocea su órgano principal que todo es una conspiración, que los guindillas actúan por su cuenta sin encomendarse a jueces o fiscales y que hasta el mismo ministro anda desconcertado con el trajín de informes y maletines. Pero han tardado poco tiempo en establecer la conexión: el séptimo hijo del anterior molt honorable compró, a través de una de sus promotoras, tres inmuebles del grupo.

Michel Foucault repara en que, como dijo Homero, es muy posible que los dioses hayan enviado las desgracias a los mortales para que puedan contarlas, y que en esta posibilidad la palabra encuentre su recurso infinito. En algún calandrajo de papel tengo escrito que el dinero ajeno es como la mierda seca, que ni mancha ni malhuele pero ofende. Sobre todo si el dinero se sabe adonde va pero se desconoce de donde viene.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Mierda seca

  1. El Mentecato dijo:

    exacto, mierda seca en palacio, en cataluña, en palma… demasiada mierda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s