Cuando el ascensor del martes no funciona

Solón consideraba que el ser humano no podría alcanzar, así se empeñara en ello, la plenitud de la sabiduría. Para el de los siete sabios de Atenas lo característico de la existencia del hombre es la condición de escasez lo cual se corresponde, primordialmente, con la escasez de conocimiento, y decía que en toda acción está presente un peligro de modo que cuando se empieza a actuar nadie sabe cómo se acabará.

floresViene a ser lo que Fátima Báñez aseverando voluntariosa y entre jipidos socialdemócratas que nada les disgusta más pero como son muy responsables no suben las pensiones según el IPC de noviembre. No muchos días antes su líder máximo proclamaba, papal y terne, que si algo no tocaría nunca es la cosa de las pensiones: he aquí la condición de escasez de este gobierno sabio que actúa poco sin duda porque, como Solón, considera que si hiciera algo sin hacer como que hace, vaya usted a saber las consecuencias.

El estructuralismo lingüístico del viejo Saussure enseñaba, grosso modo, que signos diferenciados e interconectados forman la estructura del lenguaje: el enunciado desembocó en la era estructuralista en que se estudiaba cualquier cosa, viniera a cuento o no, como sistemas complejos de partes diferentes relacionadas entre sí.

Los quebraderos de cabeza –y las cabezas quebradas- empezaron cuando se dio en analizar científicamente al hombre (hasta aquí el psicoanálisis) como un objeto más del sistema y dejaron de considerarlo sujeto de la historia y de la cultura con los resultados ya conocidos. Positivismo y marxismo. Ya no se trataba de distinguir entre lengua y habla, ni de estudiar un sistema lingüístico desde una perspectiva sincrónica o diacrónica, no, se trataba de reproducir estos esquemas et caetera para ir a dar en que los países pobres no debían comerciar con los países ricos pues tal cosa revertía en el mayor enriquecimiento de los ricos y en el empobrecimiento de los pobres. Popper advirtió de que el intercambio comercial era el mayor peligro para una sociedad cerrada porque el comercio es una de las mejores manera de desarrollar la individualidad. La abierta Atenas y la cerrada Esparta. Cette nuit la Liberté.

Hoy nos enteramos de que, a la cuenta de la vieja, hay ya en estaEspañamíaestaEspañanuestra cinco millones, o más, de parados. Una salvajada. Los últimos en caer –dicen- son los cuidadores no profesionales de personas dependientes. Estaba el lugar común de que el sector privado ya ha realizado sus ajustes y que es el turno de la cosa pública. No sé. Leo sorprendido que si bien la mujer ostenta el 55% del empleo público, la pérdida de empleo público afecta bastante más a hombres que a mujeres.

El factor grotesco:

1. Echa el cierre la comisión de la matanza de las inocentes y, como el que manda veta, a la Botella ni mirarla y, si a eso vamos, a la Dancausa nada que preguntarle aunque el informe de lo acaecido lleve su mismo nombre. Y luego lo de siempre: que si a mi jefa de transparente que es no se le ve el plumero, que si usted es un inquisidor, que si no tiene nombre lo que están haciendo con el vicesensible, que si no lo conocía de casi nada y ese señor no ha estado en mi casa ni yo en la suya válgame Dios, que si en política no todo vale, y que ya están asumidas todas las responsabilidades a que hubiere lugar.

2. Resulta que Benedicto XVI, a quien un tipo tan pesado como Dawkins lo trata de estúpido, ignorante o corto por la cosa de los preservativos, y un jesuita que dice que estudió a su lado se coscó al primer vistazo de que era un marmolillo por mucho Santo Padre a que haya venido a dar, no ha escrito nada ni del buey ni del asno, y mucho menos que los Reyes Magos vengan de Huelva como la gamba blanca.

3. Hay un Díaz Ferrán que presidió el sindicato de los empresarios. Lo empuran por alzamiento de bienes y blanqueo de capitales. Angelito mío. Decía que no tenía un pavo, que poco menos vivía de la caridad, pero le han pillado colocando sus empresas a un punto de lo de Rumasa. Lo último es que ha vendido una casita en Mallorca a los rusos por cuatro millones.

Para todo esto está el país. El ascensor del martes no funciona y resulta que vivimos en el último piso.

Esta entrada fue publicada en Formación, Política y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s