Comunicación personal, impersonal y decididamente estúpida

Norbert Elias distingue claramente entre evolución y desarrollo. En la evolución el instrumento de transmisión y cambio es el gen; en el desarrollo, las herramientas básicas de transmisión y cambio son los símbolos que no solo incluyen conocimiento, sino también normas de conducta y sentimientos. La transmisión del lenguaje de un individuo a otro individuo fue, en el inicio, su forma principal. Y es evidente que en la adquisición y uso de un lenguaje se entremezclan factores biológicos y sociales.

Demandan un plan de comunicación personal que mejore la imagen de un Ronaldo futbolista portugués. Es ese ganimedes que, desde que llegó a España, cada vez que pisa un pasto de provincias se lanza el coro a desentonar furibundo el deseo de su óbito inmediato, hace un jocoso pareado acordándose del país de donde procede para atribuir a su madre un oficio que ella jamás ejerció, y alguno de sus propios compañeros de profesión lo maltrata con violencia no exenta de pelusa malsana.

Entiendo que es un veinteañero que, a fuer de ser ya el segundo mejor jugador de fútbol de la historia del club deportivo que casi siempre ha servido como forraje del dies irae progresista, recibe un dineral por soldada aunque no tanto como el de algunos de sus pares en equipos de menor exigencia histórica.

Entiendo que el periodista futbolero de cinturón industrial (y a mucha honra, no te jode) sentenció cuando le vino en gana el fin del derecho al respeto personal que, como todo hijo de vecino ese portugués merece, lo cual incluyó la prohibición absoluta de levantar una mano insumisa ante el público mugiente que siempretienelarazón.

Y entiendo, por último, que a un deportista multimillonario que costea el tratamiento médico en USA de un niño español al que no une parentesco alguno le reciban sin perdón allá por donde vaya.

El plan de comunicación personal tiene una dimensión estratégica y una dimensión cultural. La opinión pública analiza el comportamiento y la actitud como parte fundamental de los símbolos y construye en su mente la imagen del personaje descodificando diversos outputs que provienen de su entorno, de la organización a que pertenece y, sobre todo en el ámbito deportivo, de los medios de comunicación. Capital importancia tiene la coherencia: las comparecencias públicas, las intervenciones ante los medios de comunicación, las opiniones sobre los grandes temas sociales, las participaciones en debates, etc., tienen que ser cuidadosamente preparadas.

Dice el profesor Santiago Álvarez de Mon  que es función del líder ofrecer a la gente con talento una perspectiva libre, exigente y acogedora. Añado que es obligación del líder defender el talento de ataques externos e internos, y trabajar para que sus méritos obtengan reconocimiento y recompensa porque todo eso contribuye a la mejora de la imagen colectiva. Y añado algo más: es imposible dirigir una organización dividida verticalmente.

No aprenden: ni quieren, ni pueden. A la ministra de trabajo le han contagiado ese tipo de disentería verbal que ya sufrieran sus homólogos del interior y del exterior, y va y hace de vicepresidenta sociata asegurando muy seria ella que hay señales indicadoras del final de la crisis justo cuando conocemos nuevas cifras de nuestro paro duracell que sigue, sigue y sigue. Apesta a documento Q&A, sesudamente elaborado en alguno de los variopintos tanques de pensamientos que asesoran a nuestro gobierno. Comunicación impersonal que la ministra ha puesto en práctica en el peor de los momentos.

Y esa Catalunya tan profunda, tan faulkneriana, tan parecida a Yoknapatawpha, tan comarca, tan coñazo ella. Dicen los independentistas que pueden prometer y prometen un diez por ciento menos de paro, un cinco por ciento más de esperanza de vida y otro cinco por ciento (¡vamos que nos vamos!) de tasa de supervivencia al cáncer. Y remachan el clavo: reduir en un 50%, entre 2010 i 2020, el nombre de morts i de ferits molt greus en accidents de trànsit. Con dos y un palito.

Mientras que el Mas se ha ido de embajador en el infierno para inmortalizarse con petulancia en las calles de un Moscú desapacible en donde no parecía encontrar brasero al que arrimarse, la Sánchez-Camacho, otra femme fatale de nuestra clase pasivo-política aquejada de disentería verbal, descubre como si nada que para evitar que te coma el tigre hay que echarle de comer aparte. Y el Duran que, al parecer, miente lo que habla, y ese progrepintor que no pinta mucho pero cobra a millón estatal la estalactita y la estalagmita.

En fin, todo eso que forma parte del paisaje antes de la batalla. Lean mis labios: la comunicación estúpida. Maneras de morir. Es el lenguaje que hemos escogido para nuestro desarrollo. Lento, sí, pero suicidio seguro. Orfeo nos proteja.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s