Apariciones y psicofonías

Hace muchos, muchos años era más cool que friki la parapsicología, las apariciones marianas, los extraterrestres, alerta ovni, Antonio José Alés, el padre Pilón, Germán de Argumosa, las caras de Bélmez y aquel Jiménez del Oso de voz rugosa y susurrante que no siempre quería hacerse entender. Por aquel entonces, el esotérico escritor Juan García Atienza notó que, cuando se producía una aparición, esta venía acompañada de fenómenos luminosos y auditivos, los sujetos que experimentaban las visiones solían ser hombres o mujeres de escasa cultura, disminuidos o enfermos, la visión insistía en que se consagrara el lugar en donde había tenido a bien aparecerse con una ermita, un oratorio o un monolito (a menudo se trataba de un territorio con historia salpicada de fenómenos más o menos inexplicables), y siempre dejaba un mensaje promoviendo aglomeraciones de las peñas de seguidores para pedir, rezar o lo que se le ocurriera.

También estaba el enigmático Fulcanelli, el último alquimista, que conectaba con la piedra filosofal las figuras ornamentales de las fachadas de catedrales góticas preferiblemente francesas. Decía Fulcanelli que el Camino de Santiago era la vía seca del conocimiento (se daba por cierta la existencia de una vía húmeda del conocimiento): un camino penoso, lleno de peligros, en donde lo oculto se manifiesta, un peregrinaje que todo alquimista debía obligatoriamente recorrer. Nadie entendía nada, pero Fulcanelli se defendía aseverando que a él solo se le permitía desvelar hasta un punto los misterios ocultos.

Pues, señor, descubro que el mismo Wyoming que en los bares de antaño entonaba con un pito la canción del colacao acompañado de un su amiguete al piano cuando lo friki era lo cool, habla ahora sin respirar de tomar la calle, más o menos la pesadez aquella de a la calle que ya es hora de pasearnos a cuerpo, pacoibáñezenelolympia, cágate, y dice que vivió acojonado los años de la transición porque cuando iba a saltar a la plazuela de Antón Martín había miles de grises repartiendo galletones y galletazas y luego los torturaban en las mazmorras de la degese, pero no leo en la jocunda entrevista referencia alguna a los doscientos y más asesinatos anuales de los etarras, grapos et alii que, si mi memoria no me falla, tanto contribuyeron a endurecer aquellos ásperos tiempos en que casi todos llevábamos plomo en las alas.

Una partidaria fervorosa de la intertextualidad tuiteó su furor introspectivo porque un empresario que paga impuestos, salarios y seguros sociales a miles de trabajadores, decide donar una parte de su dinero a Cáritas, organización dedicada a cuidar y dar de comer a miles de personas necesitadas. Campaña de imagen barbotó en su indignada indignación, la foto dijo (¿dónde está esa foto?), privilegios fiscales bramó, enséñame a pescar y no me des más pescado amonestó. Cosas de progres.

Y resulta que un escritor buen hijo de su padre aunque de menor enjundia intelectual convoca rueda de prensa en la de Fomento para rechazar el premio y todos los otros premios –supongo que se dan por enterados los de don Camilo el del premio- porque a su padre nunca se lo concedieron. Coherente, han dicho. Y sí, aunque un poco exagerado. Una rueda de prensa se justifica por el volumen, la complejidad y la importancia de la información que se quiere transmitir a la sociedad.

Hay unos videos ruborosos de los del PP en que aparecen dirigentes, alcaldes y clase de tropa diciendo lo mucho que les gusta Catalunya y lo que le harían si aún fuera núbil y conservara la hermosura de tiempos lejanos. Nadie se lo ha pedido; nadie se lo agradece. Es una almibarada sucesión de chicoleos a una vieja altiva y derrochona que siempre ha contestado al madrigal con el insulto soez a España.

Hoy lo cool es la materia oscura, el multiverso, las cuerdas y las supercuerdas, los mundos paralelos y la teoría del todo, aunque haya vuelto, rejuvenecido, lo friki. Tengo la sensación de que somos como Benjamin Button, el hombre que nació septuagenario y, cuando le tocó ser abuelo, había alcanzado la edad de su nieto.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Apariciones y psicofonías

  1. Chirris dijo:

    Sensacional post!
    Me ha parecido interesantísimo y muy ilustrativo de los que, por desgracia, nos toca!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s