El Tártaro

El Tártaro es esa región tenebrosa que se abre bajo nuestros pies y que se halla a la misma distancia, a ojo de buen cubero, del cielo que parece a punto de desplomarse sobre nuestras cabezas. Dicen que un yunque lanzado desde aquí tarda nueve días en posarse allí. Se conoce que como yunques cayeron los Cíclopes en el Tártaro por un quítame allá esas pajas con su papá Urano. Eso le costó a Urano la pérdida de lo que los varones más apreciamos. Cronos el Titán, un retoño propio de diferente camada, lo capó con una hoz de pedernal esgrimida con la mano izquierda -la mano derecha, es lo suyo, agarraba las gónadas del desdichado Urano-, y desde entonces y para siempre la izquierda ha sido mano siniestra.

Por lo nuestro sin novedad. Leo lo que ya sabía, esto es que al decir del inteligente Boadella hay en nuestro Tártaro particular dos generaciones educadas en el odio a España, y luego leo lo que aún no sabía pero barruntaba, que el urano catalán señala a los empresarios con su dedo, silencio avisa y amenaza miedo.

Obama y Romney. Van ya por el tercer debate televisado. Recuerda mucho a aquellos debates de 1993 entre Aznar y González en que uno se dormía confiado y perdía el primer encuentro, pero luego el que había ganado se dejaba ir y entonces el dormido despertaba y vencía en el siguiente debate. Y así. En aquel entonces se dio excesiva importancia a detalles como los once centímetros en que aventajaba González a Aznar (debatieron sentados), el color de las corbatas o el del decorado, y la prensa se entretenía mucho comparando el discurso de ambos líderes, humano y lírico el del socialista, realista y épico el del conservador. También se daba por supuesto que González era mejor comunicador y que Aznar necesitaba un toque emotivo y mayor naturalidad.

Los debates televisados, desde aquel cara a cara mítico entre Kennedy y Nixon en los albores de los años 60, cumplen la función, se supone, de incrementar la participación en los comicios, reforzar el voto proclive y atraer el indeciso y el flotante. Para ello se aconseja suavizar el lenguaje: en los debates no hay enfado sino desilusión, no hay miedo sino respeto, no hay decepción sino sorpresa, no hay vergüenza sino estímulo, no es una dificultad lo que aguarda sino un reto, no es inquietud es entusiasmo, y no es un problema, es, si acaso, un poco de espuma, un pequeño alboroto, un insignificante desafío.

Queda en la memoria colectiva del partido derrotado en la urnas, el PP, el debate económico que sostuvieron Solbes y Pizarro. Para la prensa y para los votantes, Solbes salió como ganador aunque para desgracia de España todas y cada una de las predicciones de Pizarro se han ido cumpliendo de manera inexorable. En mi opinión, Pizarro cometió el primer error al expresar en la entradilla, sin duda llevado por una exagerada educación y cortesía, una admiración profesional por su oponente de la que este ni siquiera se molestó en acusar recibo. De manera que ya comenzó el debate situado en una posición de voluntaria inferioridad difícil de remontar. Sucedieron otras cosas durante ese debate: Solbes mintió sin pudor, engañó cuanto quiso manipulando las cifras con ese ojo vago y tapado que le permitía no mirar de frente la realidad; el realizador descubrió un plano de las posaderas de Pizarro y lo pinchaba con inaudita frecuencia mostrando a la audiencia una y otra vez la postura no demasiado correcta que el representante del PP adoptaba en el atril. Tradicionalmente se ha considerado que la imagen del político debe constar de credibilidad, atractivo y poder, lo cual no aclara del todo porqué Ruiz Gallardón ha sido durante mucho tiempo el político del PP con mejor índice de imagen… entre los que nunca votarían al PP.

Ha muerto una muchacha en USA después de beber Monster, un preparado energético a base de cafeína. Crisis de manual. Las crisis en la industria alimentaria provocan una mayor alarma si cabe en la sociedad porque la gente desconfía siempre de las empresas. Tiempos en que la industria es culpable hasta que no se demuestra su inocencia. Hoy el consumidor medio ofrece un perfil claramente definido: informado, no duda en acudir a asociaciones de consumidores, políticamente desencantado, inclinado a boicotear ciertos productos y preocupado por el medio ambiente. Por todo ello, de una buena gestión de la crisis depende la supervivencia de la empresa. Las crisis, lo sabemos, aparecen siempre por sorpresa por lo que cualquier iniciativa de la organización debe tener como único objetivo comunicar con eficacia.

Lo último es que el déficit era todavía mayor de lo que ya era todavía mayor. Las cosas del peor de los presidentes. El Tártaro le espera.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s