A vueltas con el lenguaje de los políticos

Escribe Amando de Miguel que la esencia del politiqués es justamente la confusión del lenguaje, la abundancia de metáforas más o menos imaginativas y otros recursos retóricos que los asesores suelen traer por los pelos de ámbitos ajenos al mundo político. La comunicación política presenta características propias que se reflejan con especial intensidad en el plano lingüístico. Por ejemplo el doble lenguaje, justificado –dicen- por la compleja naturaleza de la actividad política.

Las ambiguas expresiones se han transformado en un vocabulario polisémico utilizado con fruición por el político medio, convencido de que solo así se superan viejas dicotomías de índole ideológica; una terminología que suele provocar vergüenza ajena y con la que se pretende conservar a los tradicionales electores y conseguir el voto de  nuevos electores. Como no es fácil defender el cambio de sexo político sin menoscabo de una ya de por sí maltrecha dignidad, se le ofrecen al elector con camisa nueva argumentos de sólida edificación sustentados en la ironía y la parodia del político y del partido al que ha dejado de votar.

A principios del siglo XX un Kennedy aseguró al magnate de la publicidad Albert Lasker que los anunciantes tenían que hacer algo más que informar al público sobre sus productos, tenían que convencerlo para hacerle comprar dichos productos. Desde entonces el lenguaje de los políticos se ha convertido en un juego de suma cero en el que rara vez existe la posibilidad de un reparto equitativo de pérdidas y ganancias.

El lenguaje político suele ser como el pavo relleno: pesado e indigesto. Trufado. El lenguaje político es un remedo del lenguaje político que es un remedo del lenguaje político, ad infinitum. Imperturbable, el político apela a los sentimientos más infantiloides de millones de peterpanes que ya han alcanzado la edad para votar. Gracias a Michelle Obama nos enteramos de que, cuando sufrían estrecheces, su marido el presidente calzaba zapatos más pequeños de lo debido y que rescató de la basura su mesa favorita para beber el café (tal cual). Y gracias a Ann Romney sabemos que a su marido Mitt, candidato a presidente, no le gusta hablar sobre cómo ayuda a los demás porque él lo ve como un privilegio, y no como un tema de conversación. Banalidades que saltan a la embarrada arena política para uso y disfrute de nuevos y viejos sufragistas de lágrima fácil.

Al político le suele traicionar el micrófono o la cámara oculta porque ejercita su cargo como si, por ostentarlo, el ser prevaleciera sobre el estar. Y, sin embargo, el político no es, está. Rodeado siempre de cámaras y micrófonos con el tiempo olvida que a quien se dirigen los medios de comunicación es a la opinión pública, difuso y confuso concepto del que, les guste o no, dependen. Gustavo Bueno sostiene que la televisión desempeña un papel muy importante en la hipóstasis de la clase política porque gracias a la televisión se consolidan las cúpulas de los partidos políticos en las democracias partitocráticas. Pero este proceso solo puede llevarse a cabo mediante la ocultación de imágenes: ningún partido político sobreviviría a un gran hermano televisivo. El político que ya ha alcanzado nombradía se acostumbra a que le respeten la intimidad y, si tal cosa se violenta, se producen situaciones harto problemáticas.

El político intentará siempre utilizar a los medios de comunicación como instrumento de su acción política. Pero en el fondo desprecia el peculiar mecanismo de su funcionamiento: no le interesa conocerlo, ni comprenderlo, ni aceptarlo. Los medios de comunicación son meros peones del que servirse para jaquear al adversario. Deberían tener presente lo que dijo Karpov al finalizar una de sus mejores partidas: está muy bien dar jaques, pero un peón es un peón.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Comunicación, Política y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s